ELECCIONES JUNTA DIRECTIVA


Para los próximos cuatro años


José Corral, reelegido Decano del Colegio Notarial de Cantabria

 

u De enero a octubre de 2016, 63.000 cántabros acudieron a un notario de esta Comunidad.

 

u Los notarios están repartidos por todo el territorio español, incluso en localidades muy pequeñas, con el fin de garantizar este servicio público. En Cantabria hay 40.

 

u El Notariado está organizado por Colegios, 1 por Comunidad Autónoma, que les apoyan en su función y al tiempo controlan su actuación.

 

Santander, 21 de noviembre de 2016 - En las elecciones celebradas ayer, José Corral Martínez ha sido reelegido decano del Colegio Notarial de Cantabria para los próximos cuatro años. Corral Martínez tiene 52 años y es notario desde marzo de 1999. En mayo de 2001 comenzó a ejercer en la ciudad de Castro Urdiales, situada al nordeste de Cantabria.

 

En el período comprendido entre enero y octubre de este año, 63.000 ciudadanos cántabros acudieron a   los 40 notarios de esta Comunidad para cuestiones como la compraventa de inmuebles, testamentos, constitución de sociedades, adjudicación de herencias, donaciones, capitulaciones matrimoniales, bodas y divorcios, poderes, pólizas y actas, entre otros servicios notariales.

 

 La nueva Junta queda integrada por José Corral Martínez, notario de Castro Urdiales (decano); Rafael Aguirre Losada, notario de Santander (vicedecano); Belén Martínez-Peñalver Gómez, notaria de Los Corrales de Buelna (censor primero); Rosa Barruso Pellón, notaria de Astillero (censor segundo), y Pablo Torres Gómez-Pallete, notario de Camargo (secretario).

 

Sobre el decano

Esta es la tercera vez que José Corral es elegido decano del Colegio Notarial de Cantabria por los notarios de esta Comunidad. Corral nació en Zaragoza el 20 de agosto de 1964. Es licenciado en Derecho por la Universidad de Zaragoza y master en Derecho de Nuevas Tecnologías por la Universidad de Valencia. Además, tiene el título de Experto Europeo en Seguridad y Comercio Electrónico por la UNED. En los últimos años, ha formado parte de la Comisión de Nuevas Tecnologías y de la Comisión de Protección de los Consumidores del Consejo General del Notariado y es miembro del Consejo de Redacción de la revista Escritura Pública.

 

Objetivos

Sus principales objetivos para el nuevo mandato son servir a la sociedad cántabra propiciando un mayor acercamiento entre la función notarial y los ciudadanos;   mejorar la línea de colaboración seguida en los últimos años con las Administraciones,   y actualizar el servicio notarial en todas aquellas competencias que puedan ser de interés general para la sociedad.

 

Función del notario

El notario es un funcionario público que ejerce en régimen profesional. Controla la legalidad y es un pilar básico del sistema de seguridad jurídica preventiva español. Tiene el deber de asesorar imparcialmente, interpretar, configurar y autentificar con arreglo a la ley la voluntad de las partes, que recoge en la escritura pública. Por eso el Estado atribuye a la escritura importantes efectos: tiene valor probatorio, ejecutivo y legitimador.

 

Los notarios en España, más de 2.800, están repartidos geográficamente por todo el territorio español, incluso en localidades muy pequeñas, con el fin de garantizar este servicio público. Los ciudadanos tienen el derecho de elegir al notario que prefieran. El colectivo notarial está organizado por Colegios, 1 por Comunidad Autónoma, que les apoyan en su función y al tiempo controlan su actuación. Los decanos de estos 17 colegios integran el Consejo General del Notariado, que representa al colectivo a nivel nacional. Los notarios dependen jerárquicamente de la Dirección General de los Registros y del Notariado (DGRN) del Ministerio de Justicia.

 

Los ciudadanos acuden al notario en momentos muy importantes de su vida: las notarías son observatorios de la realidad del país. Se acude al notario para: c omprar o vender un inmueble; contratar un préstamo hipotecario o personal; constituir una sociedad; h acer testamento; heredar, h acer una declaración de herederos abintestato; donar; proteger jurídicamente a un hijo discapacitado; o torgar capitulaciones matrimoniales; casarse o divorciarse; o torgar un poder; redactar un acta; hacer una póliza; nombrar tutores; gestionar arrendamientos; formalizar convenios de separación; ejercer retractos, etc.

 

El asesoramiento ofrecido por parte del notario a la ciudadanía es imparcial y gratuito y, junto a la libertad de elección del notario, hace posible que los ciudadanos con menor nivel adquisitivo y sin experiencia en temas legales accedan a un servicio de las mismas características y garantías que el resto. Los honorarios de los notarios están determinados y controlados por el Estado, por lo que todos cobran lo mismo por idéntico servicio. Los notarios han sido positivamente valorados por su colaboración con las autoridades en materia de prevención del blanqueo de capitales y por su permanente actualización y mejora de conocimientos